Es llamada de este modo porque, se refiere al dolor de espalda baja qué se puede deber a la debilidad muscular de la cintura pélvica, la musculatura más próxima a las vértebras, es decir, la musculatura paravertebral y de la zona abdominal; también se puede deber a un mal manejo del cuerpo al manipular cargas o por mantener malas posturas en la ejecución de las diferentes tareas del día. Se debe realizar manejo sedativo del dolor con medios físicos que incluyen el contraste, la aplicación de tens y masaje terapéutico y si el paciente lo tolera, iniciar una seria de estiramientos como los descritos a continuación:



Lo ideal es que, luego de eliminar o disminuir el dolor, también se inicie una rutina de rehabilitación y fortalecimiento de los músculos que presentan debilidad. Dicha rutina debe incluir ejercicios del piso pélvico, abdominales, y músculos paravertebrales, además de asistir a un taller de higiene postural en donde se indique como llevar a cabo cada una de las tareas cotidianas en el ámbito personal y laboral.